in

Crisis local no amilana los esfuerzos de Coca-Cola Puerto Rico Bottlers

El empresario Alberto de la Cruz mantiene en óptimas condiciones la operación de la compañía.

(Alberto de la Cruz) LA COMPAÑÍA Coca-Cola Puerto Rico Bottlers mantiene su operación en óptimas condiciones, aun cuando su terreno de juego es en una Isla que lleva años con un panorama económico inestable.

La figura líder que se mueve detrás del éxito de esta compañía, Alberto De La Cruz, ha sido nombrado uno de los 10 principales líderes empresariales de Puerto Rico, se ha desempeñado como vicepresidente de la Junta de Comercio del Gobernador y ha sido miembro del Consejo de Exportación en Puerto Rico.

Desde que asumió su posición en 1995, De La Cruz ha seguido posicionando su marca como líder en el mercado, y ha provocado que esta, además, sea reconocida por estar presente en sus labores altruistas.

Es así como la debacle de la economía puertorriqueña no ha afectado el negocio. Apenas en 2011, cuando ya se vivía un panorama incierto para la economía de la Isla, el Banco Popular de Puerto Rico anunció que otorgó un préstamo por $125 millones a Coca-Cola Puerto Rico Bottlers, dinero que sería utilizado para establecer nuevos negocios y adquirir maquinaria y equipo para optimizar las operaciones de manufactura.

“Banco Popular es el banco más grande en Puerto Rico y por los últimos quince años hemos contado con el apoyo de ellos, su calidad en el servicio y la variedad en sus productos se ajustan a nuestras necesidades y nos permite continuar fortaleciendo nuestras operaciones. Seguimos laborando incansablemente para contribuir a favor del desarrollo económico de nuestro país”, dijo en aquella ocasión De La Cruz.

Sumado a ello, para el mismo tiempo la compañía también había hecho otra serie de inversiones, entre las que se encontraban el Club Caribe Distillers y el agua embotellada Nikini, para la que se destinaron $10 millones. Esta agua es hoy día una de las preferidas de los consumidores.

A poco más de dos décadas de servicio continuo a la economía del país, la compañía emplea a más de 2,000 personas e inyecta millones de dólares a Puerto Rico de manera constante.

“Son nuestros empleados, que con su compromiso y entusiasmo nos han convertido en una de las empresas más grandes de ventas manufactura y distribución de bebidas en la Isla. Y, claro, nuestros fieles clientes, cuyo apoyo ha sido clave en nuestro éxito”, dijo De La Cruz.

Parte de su crecimiento, además, se debe a la estrategia del empresario de aumentar la capacidad de producción en Puerto Rico, para reducir las importaciones, lo que le ha permitido el aumento de personal que redunda en actividad económica.

“Nosotros creemos en el mercado local, por eso es que invertimos constantemente en la Isla”, aseguró.

Para el año 2015, la compañía fue nombrada como “La Empresa Elaboradora del Año”, con motivo de la Convención de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

La planta de Cidra es un centro de manufactura local en donde se embotellan, además de las marcas de agua Nikini y Dasani, otras marcas privadas. Sumado a ello, se fabrican millones de preformas para la elaboración de botellas plásticas que son exportadas.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuevo beneficio financiero para empleados públicos

Alberto de la Cruz

Alberto de la Cruz: mucho más que un líder empresarial